Las instalaciones de seguridad pesan más del 30 % en el negocio de las empresas instaladoras