La Unión Europea quiere conectar los coches a través de WiFi en lugar de dejar flexibilidad a la red 5G