UOC Título de Ingeniero de Telecomunicación

Las profesión del ingeniero de telecomunicación es una de las  profesiones reguladas existentes en el país. En sus inicios se determinaron las atribuciones profesionales según un Real Decreto publicado en la Gaceta de Madrid el año 1931 en las que su primer artículo establece que: “El título de Ingeniero de Telecomunicación faculta a sus poseedores para proyectar toda clase de instalaciones y centrales telegráficas, telefónicas y radioeléctrica, líneas y dispositivos de comunicación eléctrica a distancia, mediante la palabra hablada o escrita, la música, el facsímil, la fotografía o por televisión y por cuantos procedimientos el progreso de la técnica permita utilizar en la Telecomunicación y todas aquellas aplicaciones, como la Cinematografía sonora, cuyos elementos son semejantes o idénticos a los empleados en la Telecomunicación”. Se puede observar que el propio redactado inicial muestra la amplitud del perfil de las atribuciones del ingeniero de telecomunicación y la importancia del mismo en el desarrollo de la sociedad. El progreso actual ha llevado a los  sistemas de telecomunicación a evolucionar  a pasos agigantados durante este último medio siglo tal como se preveía en el redactado inicial y el reto ahora es dar soluciones a los escenarios futuros.

 

La sociedad de la información avanza velozmente a partir de la implantación de sistemas de telecomunicación. Big data, Internet de las cosas, Smart Cities son una terminología común en el escenario tecnológico actual y todos ellos no tienen sentido ni se podrían sustentar de no existir sistemas avanzados de telecomunicación. Este siglo se enfrentará a un  gran desafío, el de la gestión y regulación del espectro radioeléctrico en un contexto de crecimiento desproporcionado de las aplicaciones de telecomunicación, acompañado de una gran complejidad si se tiene presente que empiezan a existir voces que alertan de los posibles efectos sobre la salud de la radiación electromagnética.

 

La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa aprobó una resolución sobre “Peligros potenciales de los campos electromagnéticos y su efecto en el medio ambiente” en su sesión del 27 de Mayo del 2011. En esta resolución se insta a los gobiernos a aplicar el principio de precaución mientras la evaluación científica no sea concluyente respecto a los posibles riesgos sobre la salud. Se pide el aumento de financiación para investigaciones independientes para replantear las bases científicas y los estándares actuales para campos electromagnéticos no ionizantes. Para ello insta a los estados a aplicar el principio ALARA (“As Low As Reasonably Achievable”) como principio básico para garantizar la seguridad frente a radiaciones electromagnéticas. Esto debe ser especialmente tomado en cuenta para los niños y adolescentes, por ser ellos más sensibles a la radiación e insta a utilizar principalmente conexiones por cable y regular o prohibir los teléfonos móviles por los escolares en la escuelas. Además de esta prohibición se recomienda que se establezcan nuevos límites en los niveles de exposición así como un etiquetado en los dispositivos que avise de la existencia de radiación electromagnética. Se recomienda igualmente que se realicen “campañas de información específicas dirigidas a profesores, padres y niños para alertar del riesgo de uso temprano, imprudente y prolongado de los teléfonos móviles y otros dispositivos que emiten microondas”, así como planes de información para la sociedad.

 

Los resultados de este estudio según la propia AEMA (Agencia Europea del Medio Ambiente) indican que hay indicios suficientes o niveles de evidencia científica de efectos biológicos nocivos. Estas evidencias, según el Consejo de Europa, son suficientes para aplicar el principio de precaución y tomar medidas preventivas de carácter urgente.

 

En este escenario resulta evidente que el ingeniero de telecomunicación debe asumir un rol preponderante en el desarrollo de la sociedad del futuro, puesto que no tiene sentido un desarrollo tecnológico con posible impacto sobre la salud que no sea dirigido, coordinado y certificado por los ingenieros especialistas en radiación electromagnética.

 

La profesión actualmente goza de buena salud, con una tasa de empleabilidad cercana al 100%, pero el escenario actual invita a pensar que el rol del ingeniero de telecomunicación será fundamental en la sociedad del futuro dado que  gran parte del despliegue  para la evolución tecnológica dependerá de esta profesión.

más información