Grandes telecos frenan el ritmo inversor a la espera de la llegada del 5G