El plan 'anti apagón' de las comunicaciones del que España no quiere ocuparse