El Internet de las cosas también llega al campo