El 90% de los televisores tendrán que adaptarse para ver la TDT en menos de cinco años